logo

Pruebas complementarias

Pruebas complementarias para un diagnóstico

TACLas pruebas complementarias nos sirven para poder llegar a un diagnóstico de vuestras enfermedades y también para ver la respuesta al tratamiento. También las utilizamos para, una vez que habéis finalizado el tratamiento, haceros un seguimiento y comprobar que la enfermedad está bajo control. Aunque a veces estas pruebas son un fastidio para vosotros, tenéis que comprender que son necesarias para poder hacer un buen diagnóstico y un buen seguimiento de vuestra enfermedad.

Las podríamos clasificar en invasivas o no invasivas según si la prueba os “invade” o no. Para que me entendáis, una radiografía es una prueba no invasiva, porque vosotros no sentís nada al hacérosla (es como si os hicieran una fotografía). Sin embargo una biopsia de medula ósea es una prueba invasiva porque os pinchan el hueso para sacar médula ósea.

Pruebas no invasivas:
Pruebas invasivas:

todo sobre el cancer

Pruebas no invasivas
Radiografías simples

radiografiaSon simples fotografías de vuestro esqueleto, pulmones o abdomen. No duelen y no suponen ningún problema para vosotros. A veces si estáis aislados traemos el aparato de rayos a la habitación para que no os paseéis mucho por el hospital (no vaya a ser que “cojáis” alguna infección).

arriba

 

Ecografías

ecografiaLa ecografía es lo mismo que les hacen a las embarazadas para ver al feto. No duele. Te ponen un gel pringoso en la tripa y luego pasan un lector por tu tripa. No duele y suele durar tan sólo unos minutos. Para esta prueba hay que estar en ayunas. También hacemos ecografías del corazón.

arriba

Tomografía Axial Computarizada TAC

TACEl TAC es una radiografía especial que sirve para ver mejor el cerebro, los pulmones o el abdomen. Se hace en una máquina que parece un donut gigante. Vosotros no vais a notar nada cuando se os haga. Lo bueno es que dura muy pocos minutos, incluso a veces solo segundos. Lo malo es que en la habitación del TAC hace mucho frío, pero los técnicos siempre tienen algunas mantas para que os abriguéis. Para esta prueba hay que estar en ayunas.

arriba

Resonancia Magnética

resonanciaEsta prueba se parece al TAC pero es más lenta. La resonancia es un imán gigante que hace unas fotografías súper nítidas del cerebro, abdomen o de las extremidades. Se usa sobre todo en tumores cerebrales y óseos. Es como una lavadora gigante donde te meten y estás tumbado durante la prueba. Lo malo de esta prueba es que dura mucho tiempo, a veces hasta 40 minutos. Lo bueno es que te ponen unos cascos con música y a veces hasta te quedas dormido.

arriba

Gammagrafía ósea

gammagrafiaEsta prueba consiste en la inyección de un isótopo radiactivo (¿Qué es esto???????), es una especie de contraste que se pega a las células tumorales, luego te hacen una especie de radiografía para ver si el isotopo deja “manchas” en los huesos. Lo malo de esta prueba es que no podemos hacerla en todos los Hospitales (por ejemplo en el nuestro) y tenéis que iros a otros hospitales. Lo bueno es que no dura mucho.

arriba

Pruebas invasivas

Ya hemos comentado que en estas pruebas sí que se os hace algo directamente sobre vosotros. Nuestro objetivo siempre es intentar que sean lo menos dolorosas para vosotros, pero tenéis que entender que no podemos anestesiaros para todas las pruebas porque la anestesia general también tiene sus riesgos. Y acordaros, la regla número 1 es NO TENER DOLOR!!!! Así que si os duele o molesta algo, quejaros siempre!!!!

Punciones para analíticas

Con mucha frecuencia necesitamos haceros analíticas de sangre para saber si os tenemos que transfundir sangre o plaquetas, o para ver como os sienta la quimioterapia o incluso para saber qué es lo que os pasa.
Si no tenéis catéter, os pincharemos en el brazo. Hay dos formas de hacerlo, si solo queremos la analítica y no queremos vía, pincharemos con una palomilla (que es una aguja muy fina), sacaremos la analítica y fin del problema! Si necesitamos una vía, pincharemos directamente con la vía y esta se dejará puesta. A veces cuesta pinchar las venas, por eso debéis intentar colaborar al máximo para que las enfermeras puedan acertar a la primera.
Si tenéis un catéter, las analíticas la sacaremos de ahí. Cuando llegáis a Hospital de Día o a la Urgencia os pinchan el implanto (nombre del catéter que va por debajo de la piel) y luego se os quita la aguja cuando os vais a casa. La aguja del implanto hay que cambiarla cada 7 días para que no se obstruya. Siempre que os manipulan el catéter, se deben tomar las máximas medidas de higiene (cuando ya estáis fuera del tratamiento, se hepariniza el implanto cada 5 semanas).

arriba

Aspirado y biopsia de médula ósea

biopsiaEsta prueba la realizamos con bastante frecuencia en los pacientes que tenéis leucemia. Menos frecuentemente en los que tenéis linfomas o tumores sólidos.
La médula ósea es la fábrica de la sangre y está dentro de los huesos. La prueba consiste en pinchar con una aguja el hueso y extraer la médula ósea (que es como la sangre). El aspirado consiste en pinchar el hueso y aspirar la médula líquida. La biopsia consiste en pinchar y sacar un pequeño cilindro del hueso para estudiar las características de la médula ósea. Normalmente os tumbáis boca abajo y os pinchamos en la pelvis, que es el hueso que os podéis tocar en la espalda a los lados. Como pinchar el hueso duele mucho, a todos los pacientes os dormimos. Es la sedación. Se os lleva a un cuarto que tenemos en la UCIP y allí os ponen unos fármacos que hacen que os durmáis (con una sensación muy placentera) y no os enteráis de nada. Cuando os despertáis no os habéis enterado de nada. A veces os puede molestar un poco la espalda, pero se pasa en seguida.

arriba

Punción lumbar

puncion lumbarEsta es de las pruebas que menos os gustan de todas. En el tratamiento de las leucemias y de los linfomas, la quimioterapia que se os pone por el catéter, o que os tomáis por la boca, no llega bien al cerebro. Por eso de vez en cuando os tenemos que poner “quimio” por la médula espinal. Ya sabéis que el cerebro y la medula espinal (no confundiros con la medula ósea) están conectados y que hay un liquido (que se llama liquido cefalorraquídeo) que circula por la medula espinal y el cerebro. Nosotros pinchamos entre dos vertebras para llegar a la medula espinal y llegamos al liquido cefalorraquídeo y ahí metemos la quimioterapia. Como normalmente tardamos muy poco, no solemos dormiros para hacer estas punciones. Afortunadamente desde hace unos años utilizamos unos gases (se llama Kalinox®) que os atontan un poco (es como si os emborracharais) y sobre todo, producen amnesia (es decir, luego no os acordáis de que os hemos pinchado). Además ponemos una crema anestésica que se llama EMLA® para que el pinchazo duela menos. Es muy importante que en el momento que os vayamos a pinchar os quedéis muy quietos e intentéis doblar todo lo posible la espalda, para que a la primera acertemos.

arriba

Broncoscopia y endoscopia digestiva

EndoscopiaEsta prueba consiste en meter un tubo con una cámara por los pulmones o por el tubo digestivo para ver qué está pasando. La hacemos cuando tenéis una infección respiratoria (en el caso de la broncoscopia) o cuando tenéis muchos vómitos o diarrea en el caso de la endoscopia digestiva. Para esta prueba os dormimos con sedación en la UCIP, así que no os enteráis. Una vez concluida os puede molestar un poco la garganta por la irritación que produce el tubo.

arriba

Colocación de catéteres

cateterHay dos tipos de catéteres. El catéter externo que es como una vía grande que se pone en la vena femoral (en el muslo) o a veces en la vena subclavia (en el hombro). Para ponerlo os dormimos con sedación en la UCIP. Suele molestar un par de días porque va sujeto con puntos en la piel y estos tiran un poco los dos primeros días. Estos no son permanentes y no los solemos mantener más de un mes. No os podéis duchar con ellos. Lo bueno es que si se infectan se pueden quitar directamente sin anestesiaros.
El catéter que llamamos Implantofix (reservorio) o Port-a-Cath® es un catéter que se queda debajo de la piel, normalmente por debajo del hombro. Se pone en el quirófano con anestesia general, y primero os tiene que ver un anestesista para comprobar que está todo bien. Cuando venís al hospital se pincha una aguja en el reservorio y cuando os vais se quita la aguja y os podéis bañar, duchar, porque queda por debajo de la piel. Para que no se obstruyan, los implantofix se tienen que heparinizar una vez cada 5 semanas.

arriba

Volver a Todo sobre el Cáncer

Compartir en Tuenti Pruebas complementarias